DEFINICIONES DE:  GR®   PR®   SL®

La homologación de un sendero corresponde a la FEDME. Esto implica que el itinerario se encuentra señalizado con un código de marcas patentado, que éste cuenta con una topoguía descriptiva y que existe un compromiso de mantenimiento por parte del promotor.

Los senderos  señalizados intentan en lo posible evitar el tránsito por carreteras asfaltadas y con tráfico, siendo itinerarios peatonales a lo largo de los cuales se localizan hitos, flechas direccionales,  paneles interpretativos, marcas de pintura, etc. En su mayoría estos itinerarios son aptos también para su recorrido en bici o a caballo.

Lo senderos se clasifican en:

En función de su kilometraje, los senderos homologados se pueden dividir en tres grandes grupos:

Senderos de Gran Recorrido (GR®):

Son aquellos de más de 50 kilómetros que unen puntos distantes y recorren parajes, comarcas, regiones o países muy lejanos entre sí. Se suelen dividir en tramos o etapas para su recorrido. Pueden tener variantes y derivaciones. Sus colores son blanco y rojo

Senderos de Pequeño Recorrido (PR®):

Tienen entre 10 y 50 kilómetros y muestran un entorno específico o llegan a una población o punto de interés. Se pueden realizar en una jornada, y sus colores son una franja blancas y amarilla.

Senderos Locales (SL®):

Poseen menos de 10 kilómetros de longitud y su dificultad es mínima. Sus colores son una franja blanca y verde.

OTRAS DEFINICIONES:

Derivaciones:

Se trata de tramos, señalizados o no, que salen de un sendero homologado y lo vinculan con elementos cercanos de interés como miradores, ermitas, monumentos, etc.

Variantes:

Parten de un sendero principal y vuelven a conectar con éste, en otro lugar diferente.

Circulares:

Recorridos caracterizados por su inicio y finalización en el mismo punto o población.

Manual de Señalización de Senderos FEDME